Información de salud


Buena posición después de un ataque cerebral

Muchas personas que han tenido un ataque cerebral tienen problemas con el brazo y la pierna de un lado de su cuerpo. Su audición y su visión también pueden verse reducidas de ese lado. Los músculos de los ojos pueden funcionar con mucho esfuerzo o fijarse por mirar siempre hacia la dirección en la que no hay problemas de la visión. Una buena posición después de un ataque cerebral puede ayudar a tratar problemas con su pierna y su brazo afectados, y con su visión. También puede ayudar a evitar que aparezcan nuevos problemas.

¿Qué sucede después de un ataque cerebral?

Un ataque cerebral se produce cuando hay parte del cerebro que no recibe oxígeno. Esto puede suceder si un vaso sanguíneo del cerebro se bloquea o si tiene una hemorragia dentro de su cerebro. Un ataque cerebral hace que algunas de las células de su cerebro mueran. Esto puede causarle múltiples problemas.

Un ataque cerebral suele causar parálisis de uno o más músculos de su brazo y su pierna de un lado de su cuerpo. Esto se llama hemiplejia. También puede que tenga una afección más grave llamada hemiparesia. Eso es debilidad en un lado de su cuerpo. Uno o más de esos músculos se sienten tensos en lugar de débiles. En general, un ataque cerebral podría aumentar o reducir la tensión normal (tono muscular) de estos músculos. Un ataque cerebral también puede ocasionar entumecimiento o cierta pérdida de sensación en el lado afectado de su cuerpo.

Esta pérdida de sensación puede generarle otros problemas. Eso se debe a que usted puede no darse cuenta completamente de que una parte de su cuerpo no está alineada. Eso puede producirle complicaciones, como dolor crónico en el hombro o una dislocación parcial del hombro. Si no puede mover una parte de su cuerpo, eso puede causarle otros problemas, como las úlceras por presión.

¿Por qué es importante tener una posición correcta después de un ataque cerebral?

Después de un ataque cerebral, es posible que usted tenga menos capacidad para mover ciertas partes de su cuerpo por su cuenta. Esto puede producirle diferentes problemas; por ejemplo:

  • Úlceras por presión

  • Infecciones en el pecho

  • Coágulos de sangre en las piernas

  • Coágulos de sangre que llegan a los pulmones (embolia pulmonar)

  • Infecciones de las vías urinarias

  • Estreñimiento

  • Menor amplitud de movimiento en una articulación

  • Acortamiento muscular permanente (contractura)

  • Separación parcial de la articulación de su hombro

  • Encogimiento muscular

  • Problemas con la presión arterial

  • Hinchazón

  • Dolor crónico en la extremidad afectada

  • Espasticidad muscular

Acostarse y levantarse de la cama tan pronto como le sea posible después de su ataque cerebral puede reducir las probabilidades de que tenga estos problemas. Puede estar en riesgo de tener estos problemas incluso aunque pueda levantarse de la cama parte del día. Un cuidador deberá ayudarle a cambiar de posición cada cierta cantidad de horas. Su posición dependerá de la gravedad de su ataque cerebral y las partes de su cuerpo que resultaron afectadas.

En todos los casos, una posición adecuada ayuda a evitar que tenga más daño en sus extremidades afectadas. Una buena posición también ayuda a evitar dolor en el futuro y a mantener una amplitud de movimiento normal en sus músculos.

Prepare su habitación

Necesitará colocar los objetos en su habitación de manera que su lado afectado obtenga la mayor estimulación posible. Deberá hacer que el lado de su cuerpo afectado por el ataque cerebral trabaje más. Para hacer esto, puede:

  • Disponer los muebles de su habitación de manera tal de tener que girar su cabeza hacia su lado afectado para hacer contacto visual

  • Colocar su cama de manera tal de tener que usar su pierna y su brazo afectados para levantarse de la cama

  • Colocar su mesa del lado afectado para comer. Así tendrá que mirar más allá de la zona en que tiene problemas de visión

  • Colocar su televisor de manera de tener que girar su lado afectado para mirarlo

  • Decirles a las visitas y los cuidadores médicos que, al acercarse a usted, lo hagan por su lado afectado

Puede que necesite ayuda para girar su cabeza hacia su lado afectado inmediatamente después del ataque cerebral hasta que pueda hacerlo por su cuenta. 

Buenas posiciones al acostarse

Para todas las posiciones en que esté acostado, la cama debería estar plana. Como regla general, evite las posiciones en las que permanece semisentado. Esa posición puede empeorar la tensión muscular.

  • Cuando se acueste sobre su lado afectado, use 1 o 2 almohadas para apoyar su cabeza. Su hombro afectado debe quedar en una posición cómoda. Coloque su pierna no afectada hacia adelante sobre 1 o 2 almohadas. Coloque más almohadas delante y detrás de usted. Esta es una posición importante, ya que aumenta su consciencia de su lado afectado mientras está acostado en la cama. También deja que su lado no afectado quede libre para realizar tareas.

  • Cuando se acueste sobre su lado no afectado, use 1 o 2 almohadas para apoyar su cabeza. Su hombro afectado debería quedar hacia adelante, con el brazo apoyado sobre otra almohada. Coloque su pierna afectada hacia atrás sobre 1 o 2 almohadas más. Coloque una almohada detrás de usted. Esta posición le permite practicar hacer tareas con su lado afectado, de ser posible.

  • Cuando se acueste boca arriba, coloque 3 almohadas para apoyar sus dos hombros y su cabeza. Coloque su brazo afectado sobre una cuarta almohada. Mantenga sus pies en una posición neutra. Puede colocar otra almohada debajo de su cadera afectada. No necesita permanecer en esta posición si le resulta incómoda.

Buenas posiciones al sentarse

  • Cuando se siente en una silla común o silla de ruedas, siéntese bien atrás en el centro del asiento. Coloque sus brazos bien hacia adelante sobre 2 cojines encima de la mesa. Sus pies deben estar planos sobre el suelo. Mantenga las rodillas directamente encima de sus pies. El personal de enfermería le ayudará a pasar algo de tiempo en esta posición tan pronto como pueda después del ataque cerebral. Con el tiempo, podrá permanecer más en esta posición. Obtenga ayuda de inmediato si comienza a deslizarse hacia abajo mientras está sentado en una silla común o silla de ruedas.

  • Cuando se siente en la cama, siéntese con la espalda recta, apoyado con almohadas. Coloque los dos brazos sobre almohadas. Mantenga las piernas apoyadas para estar más cómodo. Sentarse en la cama se suele recomendar solo para períodos cortos. Eso es porque resulta difícil mantener una buena postura en esta posición.

Ayudas para tener una buena posición

Su fisioterapeuta puede mostrarle otras posiciones que son seguras y cómodas para usted. Puede que necesite usar soportes, como los cojines con forma de cuña. También es posible que necesite cabestrillos u otros elementos para que su brazo y su pierna estén en una posición segura.

Vigilarán su recuperación

Durante su recuperación, su equipo de atención médica seguirá evaluando qué posiciones son las mejores para usted. A medida que vaya recobrando sus funciones, podrá hacer menos cambios en sus posiciones.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell