Información de salud


¿Qué es un injerto óseo?

Una cirugía de injerto óseo se hace para reparar y reconstruir huesos dañados o enfermos. Un injerto es tejido que le quitan de una parte de su cuerpo para colocarla en otra parte de su cuerpo. Un injerto óseo puede usarse para reparar huesos en prácticamente cualquier lugar de su cuerpo. Su cirujano puede tomar (cosechar) hueso de la cadera, las piernas o las costillas. El lugar más común de donde se extrae hueso para un injerto es la cadera. En algunos casos, los cirujanos utilizan tejido óseo donado por una persona que ha fallecido (un cadáver). Otras veces, también puede utilizarse material artificial.

Cómo se realiza la reparación ósea

La mayor parte de su esqueleto está compuesto por matriz ósea. La matriz ósea es el material duro que hace que los huesos sean tan fuertes. La matriz contiene células óseas que componen y soportan la matriz. Estas células ayudan a reparar y sanar sus huesos cuando es necesario.

Si se rompe (fractura) un hueso, sus células óseas pueden repararlo. Pero, en el caso de algunas fracturas, se pierde mucha cantidad de hueso. Esto puede suceder si el hueso se rompe en muchas partes o si atraviesa la piel. En estos casos, cuando las células óseas no puedan reparar el hueso, se necesita un injerto óseo.

Durante la cirugía de injerto óseo, su cirujano coloca hueso nuevo allí donde el hueso necesita unirse o repararse. Las células dentro del hueso nuevo se unen con las del hueso anterior.

Por qué se realiza un injerto óseo

Es posible que necesite un injerto óseo si tiene:

  • una fractura nueva que probablemente no suelde sin un injerto;

  • una fractura vieja que no se soldó bien;

  • cáncer de hueso;

  • suministro insuficiente de sangre a un hueso (osteonecrosis);

  • cirugía de la columna vertebral;

  • otro tipo de cirugía que necesita ayuda para que el hueso crezca y se repare.

Cómo se realiza un injerto óseo

Un cirujano ortopédico realizará este procedimiento. El cirujano hará una incisión a través de la piel y del músculo alrededor del hueso que necesita el injerto. Si se utilizará otra parte de su cuerpo para extraer el injerto, el cirujano hará otra incisión para tomar una parte pequeña del otro hueso. Esta porción de hueso se usará como injerto. Si se utilizará el hueso de un cadáver, el cirujano preparará la porción de hueso. Luego, se colocará el injerto óseo junto al hueso que necesita recuperarse. Se sujetará el injerto con tornillos y placas especiales o con otros métodos para que se mantenga en su lugar.

Riesgos de un injerto óseo

Todos los procedimientos tienen algunos riesgos. Los riesgos de un injerto incluyen los siguientes:

  • infección;

  • hemorragia;

  • coágulos de sangre;

  • lesión en los nervios;

  • complicaciones por la anestesia durante la cirugía;

  • mala reparación del hueso, incluso con un injerto.

Si el cirujano usa hueso de otra parte de su cuerpo para el injerto, tendrá dos heridas quirúrgicas. Si tiene dos heridas, tendrá más probabilidades de infección y hemorragia.

Sus riesgos varían según su edad y su estado general de salud. Por ejemplo, si fuma o si tiene baja densidad ósea, puede que su riesgo de tener determinados problemas sea mayor. Las personas que tienen diabetes también pueden tener un riesgo más alto de presentar problemas. Consulte a su proveedor de atención médica sobre cuáles son los riesgos más probables en su caso.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell