Información de salud


Para niños: nivel bajo de azúcar en la sangre

Tu cuerpo necesita energía para poder hacer las cosas. Esta energía viene de un tipo de azúcar que está presente en los alimentos que comes. Este tipo de azúcar se llama glucosa. La glucosa viaja por tu cuerpo a través de la sangre. Sin glucosa, no podrías estudiar, jugar o ni siquiera comer o pensar. Tener una cantidad insuficiente de glucosa te puede hacer sentir enfermo. Esta falta de glucosa se denomina hipoglucemia, lo que significa “bajo nivel de azúcar en la sangre”. El nivel de azúcar en la sangre puede bajar demasiado cuando haces ejercicios. También puede bajar si no comes lo suficiente o si te pones demasiada insulina. Tener niveles demasiado bajos de azúcar en la sangre puede ser peligroso.

¿Qué se siente con las bajas de azúcar?

Tener bajos niveles de azúcar (bajas) en la sangre puede hacerte sentir enfermo. Algunos de los síntomas de las bajas de azúcar en la sangre son:

  • Temblores

  • Debilidad

  • Hambre

  • Mareos

  • Confusión

  • Mal humor

  • Dolor de cabeza

  • Sudoración

  • Torpeza

  • Mala memoria

  • Hormigueo alrededor de la boca

  • Enfado

  • Hambre

  • Malestar estomacal

  • Pesadillas

  • Convulsiones

  • Pérdida del conocimiento

Las bajas de azúcar no afectan a todas las personas de la misma manera. A veces, las personas con diabetes no sienten ningún síntoma cuando tienen una baja de azúcar. Por esto, es importante que prestes atención a tu cuerpo. Aprende lo que se siente y reconoce tu manera de actuar cuando tienes una baja de azúcar. Y para no correr riesgos, hazte exámenes de azúcar en la sangre con la frecuencia que te hayan indicado.

Tú puedes prevenir las bajas

No te dejes desanimar por las bajas de azúcar. Sigue estos consejos:

  • Mídete el nivel de azúcar en la sangre con frecuencia.

  • Ponte siempre la insulina. Recuerda ponerte siempre la cantidad correcta a la hora que te toca. Habla con tu proveedor de atención médica sobre el ejercicio, las enfermedades y otros momentos en los que es posible que necesites ajustar tu dosis de insulina. 

  • No te saltes comidas o meriendas, y come siempre a la hora que te toca.

  • Mídete el nivel de azúcar en la sangre antes, durante y después de hacer ejercicio para averiguar si necesitas comer algo.

  • Si tu equipo de atención médica te dice que lo hagas, cómete un bocadillo antes de acostarte por la noche.

Las bajas se pueden tratar

Aunque seas muy cuidadoso, te ocurrirán bajas de azúcar de vez en cuando. Si sientes que podrías tener una baja, mídete enseguida el nivel de azúcar en la sangre. O pídele a un adulto que te haga el examen.

Luego, sigue estos pasos:

  • Paso 1. Si tienes una baja de azúcar, díselo enseguida a uno de tus padres o a otro adulto.

  • Paso 2. Come o bebe de 15 a 20 gramos de carbohidrato (azúcar de acción rápida). Podrás obtener al menos 15 gramos de carbohidrato de cada una de las siguientes fuentes:

    • 3 a 4 tabletas de glucosa

    • 8 onzas (un vaso entero) de leche descremada

    • 4 onzas (medio vaso o lata) de jugo o gaseosa normal (no dietética)

    • 1 cucharada de miel

    • 2 cucharadas de pasas de uva

  • Paso 3. Vuelve a medirte el nivel de azúcar en la sangre 15 minutos después. El valor debe estar en 70 o más.

  • Paso 4. Si tu nivel de azúcar en la sangre sigue estando demasiado bajo, vuelve a comer 15 gramos de carbohidrato. Espera otros 15 minutos y vuelve a medirte el nivel de azúcar.

  • Paso 5. Si tu azúcar en la sangre vuelve al nivel normal, come un bocadillo o una comida para que tu azúcar en la sangre se mantenga a un nivel seguro.

Si después del paso 4 todavía te sientes mal y tu nivel de azúcar en la sangre sigue bajo, pídele a alguien que te lleve al consultorio de tu proveedor de atención médica o a la sala de emergencias del hospital.

También es posible que desees hablar con tu proveedor para saber si sería recomendable que te receten una inyección de glucagón. Es una hormona que sube rápidamente el nivel de azúcar en la sangre y puede revertir síntomas serios. 

Actúa con prudencia

Previene las bajas actuando con prudencia:

  • Lleva siempre contigo azúcar de acción rápida, como tabletas de glucosa o jugos.

  • Ten siempre presente dónde están guardados los kits de glucagón. El glucagón es una inyección que sube rápidamente los niveles de azúcar en la sangre en situaciones de emergencia. Uno de tus familiares o el personal del colegio estará capacitado para usar el kit de glucagón. Debe haber un kit en todos los lugares donde pasas mucho tiempo.

  • Habla con tu equipo de atención médica si el nivel de azúcar en la sangre te baja siempre demasiado a cierta hora del día. Esto podría significar que hay que cambiar tu plan de la diabetes.

  • Siempre usa un brazalete o collar que indique que tienes diabetes. Así, las personas sabrán cómo ayudarte si te baja el nivel de azúcar en la sangre.

La patrulla de las bajas

Pueden ocurrir bajas de azúcar cuando haces ejercicio o juegas. Presta atención a cómo te sientes cuando haces actividad física y practicas deporte. Si se te baja el azúcar, avísale enseguida a uno de tus padres, tu entrenador u otro adulto. Luego toma un descanso y pide que te midan el nivel de azúcar en la sangre o, si puedes, mídetelo tú mismo. Si tienes una baja, tómate una fuente de azúcar de acción rápida y cómete un bocadillo.

Recursos

¿Tienes otras preguntas sobre la diabetes? Visita estos sitios en Internet:

  • American Diabetes Association (Asociación Estadounidense de la Diabetes) www.diabetes.org/living-with-diabetes/parents-and-kids/

  • Juvenile Diabetes Research Foundation International (Fundación Internacional para la Investigación de la Diabetes Juvenil) www.jdrf.org

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell