Información de salud


Infecciones de la línea central

Primer plano de manos en el lavabo mientras corre el agua. Las manos están cubiertas con espuma de jabón.
Good handwashing helps prevent central line infections.

Usted necesita una línea central como parte de su tratamiento. Esto también se denomina dispositivo de acceso venoso central (central venous access device, CVAD) o catéter venoso central (central venous catheter, CVC). Esa línea es un tubo blando y pequeño que se coloca en una vena que va hasta su corazón. La línea central se usa en lugar de una línea intravenosa (IV) estándar. No es necesario cambiarla tan a menudo como una línea IV estándar. Eso significa que sentirá menos dolor y recibirá menos pinchazos de aguja durante el tratamiento. Sin embargo, las líneas centrales pueden tener riesgo de infección. En esta hoja, encontrará más información sobre las infecciones de las líneas centrales y qué hacen los hospitales para prevenirlas. También le explica cómo se tratan las infecciones, en caso de que tenga una.

Tipos de líneas centrales

Una línea central es un catéter, es decir un tubo blando y pequeño, que se coloca en una vena que va hasta una vena más grande ubicada cerca del corazón (vena cava). A continuación, se enumeran los tipos de líneas centrales y el riesgo de infección de cada tipo. Se decidirá cuál de estos tipos es mejor para usted según sus necesidades y su salud en general. Su proveedor de atención médica puede decirle qué tipo de línea necesita y por qué.

  • Catéter central de inserción periférica (peripherally inserted central catheter, PICC).  Se coloca en una vena grande en la parte superior del brazo o cerca del pliegue del codo.

  • Línea subclavia. Se coloca en una vena que se encuentra debajo de la clavícula.

  • Línea yugular interna. Se coloca en una vena grande del cuello. El riesgo de infección es mayor que con una línea PICC o subclavia, pero menor que con una línea femoral.

  • Línea femoral. Se coloca en una vena grande de la entrepierna. Sin embargo, este tipo de línea no se utiliza generalmente para los niños debido a un mayor riesgo de infección. 

  • Catéter tunelizado. Se pasa atravesando el tejido blando debajo de la piel hasta llegar a una vena. El catéter tiene un manguito pequeño que lo sostiene en su lugar. Tanto el túnel como el manguito ayudan a reducir la posibilidad de infección. Este tipo de catéter se puede colocar en cualquiera de las ubicaciones anteriores.

  • Puerto. Este pequeño dispositivo se coloca debajo de la piel en un brazo o en el pecho. Va conectado al catéter que ingresa en la vena cava.

Tipos de infección

Una línea central es una conexión directa con su torrente sanguíneo. Eso facilita el ingreso de los microbios a su cuerpo. Todos los tipos de líneas centrales implican algún grado de riesgo de infección. Con frecuencia, los microbios que causan una infección a través de una línea central provienen de su propia piel. Hay dos tipos posibles de infección:

  • Infección local. Puede ocurrir en el lugar en el que la línea central entra en su cuerpo. Los síntomas incluyen enrojecimiento, dolor o hinchazón en el sitio del catéter o cerca de este. Esta es el área en la que el catéter ingresa a su cuerpo. Es posible que sienta dolor o sensibilidad a lo largo del recorrido que hace el catéter, y supuración de la piel que rodea el catéter.

  • Infección sistémica (también llamada bacteriemia). Puede ocurrir si ingresan microbios en su torrente sanguíneo. Es una infección muy grave y puede causar la muerte. Los síntomas incluyen fiebre repentina, escalofríos que le hacen temblar, ritmo cardíaco acelerado, confusión, cambios de comportamiento y sarpullido en la piel.

Factores de riesgo relacionados con las infecciones

Todas las personas que tienen una línea central pueden tener una infección. Su riesgo es mayor si se encuentra en alguna de las siguientes situaciones:

  • Está en una unidad de cuidados intensivos (UCI).

  • Tiene el sistema inmunitario debilitado o una enfermedad grave.

  • Le hicieron un trasplante de médula o está en tratamiento con quimioterapia.

  • Tiene la línea colocada por un período largo.

  • Tiene una línea central en el cuello o en la entrepierna.

¿Cómo se tratan las infecciones asociadas con una línea central?

El tratamiento depende del tipo de línea central, la gravedad de la infección y su salud general. Su proveedor de atención médica le recetará medicamentos, llamados antibióticos, para tratar la infección. También es posible que deban quitarle la línea. En algunos casos, la línea se puede enjuagar con dosis altas de antibióticos. Esto puede matar los microbios que causan la infección, para que no sea necesario quitar la línea.

¿Qué hacen los hospitales para prevenir las infecciones?

Los hospitales cuentan con un plan para reducir las infecciones asociadas al uso de una línea central, que incluye lo siguiente:

  • Buena higiene de las manos. El personal médico del hospital se lava las manos antes y después de tocar una línea. Se lavan las manos con agua y jabón o usan un desinfectante a base de alcohol que contiene al menos 60% de alcohol.

  • Uso de prácticas estériles durante la colocación. El proveedor de atención médica que coloca la línea usa ropa estéril (sin microbios), que incluye una bata de mangas largas y guantes. Antes de colocarle la línea, le limpiarán la piel con una solución antiséptica. Durante la colocación, lo cubrirán por completo con una sábana grande estéril (cobertor estéril). Solo se deja sin cubrir el sitio donde se colocará la línea. Una vez colocada la línea, le cubrirán el sitio por donde entra la línea en su cuerpo con una venda (o apósito) estéril.

  • Selección de una vena que presente bajo riesgo. Siempre que sea posible, se colocará la línea en una vena que sea adecuada para su tratamiento y tenga el menor riesgo de infección. Algunos hospitales usan líneas recubiertas con una sustancia antimicrobiana para reducir las probabilidades de infección.

  • Control para detectar infecciones. Se revisa la línea todos los días para ver si presenta infección. Le sacarán la línea tan pronto como deje de necesitarla.

Lo que usted puede hacer para prevenir infecciones

Antes de que le coloquen una línea central, haga las preguntas que tenga. Sepa por qué es necesario colocarle una línea central y dónde se la colocarán. Conozca qué medidas toma el hospital para reducir su riesgo de infección. Una vez que tenga la línea colocada, usted, sus cuidadores y cualquier persona que lo visite pueden ayudar a prevenir las infecciones mediante lo siguiente:

  • Practique una buena higiene de las manos. Lávese las manos a menudo con agua y jabón, e higienícelas con un desinfectante para manos a base de alcohol, según le indiquen. Para limpiarse las manos correctamente, siga los pasos que se detallan en esta hoja. Las visitas deben lavarse las manos al llegar y cuando se van.

  • Asegúrese de que el personal médico se limpie las manos. Deben usar agua tibia y jabón o un desinfectante para manos a base de alcohol antes y después de revisarle la línea. No tema recordarles.

  • Mantenga la línea seca. Siga las recomendaciones de su proveedor de atención médica respecto a ducharse. Si el apósito se humedece, informe de inmediato a su proveedor de atención médica.

  • No toque la línea. Incluso aunque tenga las manos limpias, evite tocar el catéter y el apósito.

  • Aprenda la técnica para cambiarse el apósito de manera estéril. Esto es importante si va a ocuparse de su línea en su casa. Su proveedor de atención médica puede mostrarle cómo hacerlo.

Riesgo de formación de coágulos de sangre

Si se forma un coágulo, puede obstruir el flujo sanguíneo a través de la vena en donde está colocado el catéter. Los signos de formación de coágulos incluyen dolor o hinchazón en el cuello, la cara, el pecho o el brazo. Si tiene cualquiera de estos síntomas, llame de inmediato a su proveedor de atención médica. Es posible que necesite realizarse una ecografía para ubicar el coágulo y recibir tratamiento.

Para proteger la línea central de los microbios, es muy importante que se lave las manos con frecuencia, y que las limpie muy bien. Usted y cualquier persona que entre en contacto con usted deben seguir estos pasos:

  • Mójense las manos. (No usen agua caliente porque eso puede irritarle la piel si se lava las manos con frecuencia).

  • Coloquen jabón suficiente como para cubrir toda la superficie de las manos, incluidos los dedos.

  • Frótense las manos con fuerza durante al menos 15 segundos. Asegúrense de limpiar bien tanto el frente como la parte posterior de cada mano hasta la muñeca, los dedos y las uñas y entre los dedos.

  • Enjuáguense las manos con agua tibia.

  • Séquense bien las manos con una toalla de papel nueva (sin usar). No usen una toalla de tela ni ningún otro tipo de toalla reutilizable porque podría tener microbios.

  • Usen la toalla de papel para cerrar el grifo y luego deséchenla. Si se encuentran en un cuarto de baño, usen también una toalla de papel para abrir la puerta, así evitarán tocar el picaporte.

Si no tienen agua y jabón, un desinfectante para manos a base de alcohol es una buena opción para limpiarse las manos. Este desinfectante tiene que tener al menos 60% de alcohol. Tenga en cuenta que el alcohol no elimina algunos microbios. Su equipo de atención médica puede responder las preguntas que tenga sobre cuándo usar desinfectante para manos, o cuándo es mejor lavarse con agua y jabón. Sigua estos pasos:

  • Coloque alrededor de una cucharada de desinfectante para manos en la palma de una de sus manos. (Lea el envase para ver instrucciones específicas).

  • Frótese las manos con fuerza. Limpie el dorso de las manos, las palmas, el espacio entre los dedos y hasta las muñecas.

  • Frote hasta que el desinfectante desaparezca y tenga las manos completamente secas.

Cuándo debe obtener atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene una línea central y nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor o ardor en el hombro, el pecho, la espalda, el brazo o la pierna.

  • Fiebre de 100.4° F ( 38.0°C) o superior, o como le indique su proveedor de atención médica.

  • Escalofríos.

  • Dolor, enrojecimiento, supuración, ardor o picazón donde está el catéter.

  • Tos, sibilancias o falta de aire.

  • Latidos irregulares o más rápidos que lo normal.

  • Rigidez en los músculos o dificultad para moverse.

  • Ruidos de gorgoteo que provienen del catéter.

  • El catéter se sale, se rompe, se quiebra, filtra o sufre otro daño.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell