Información de salud


Cómo ayudarse a usted mismo durante el duelo

Haga todo lo que pueda por mantenerse saludable. Buscar apoyo puede ser de mucha ayuda. Tal vez se pregunte: “¿Por qué?”. Es normal tratar entender el porqué de lo que sucedió, pero no siempre hay respuestas ante una pérdida. Con el tiempo, la pérdida será parte de su vida, no su vida entera.

Mujer apoyando su cabeza en el hombro de un hombre con los ojos cerrados en un abrazo reconfortante.

Cuídese usted también.

Cuidar de su salud ayuda a su cuerpo a reponerse de los síntomas físicos y emocionales del duelo. Procure seguir una rutina en lo que respecta a la actividad física, el sueño y la alimentación saludable. ¿Qué más necesita para sentirse mejor? Rodearse de familiares para sentirse querido. O bien es posible que necesite salir a dar un paseo o ir al cine con sus amigos para distraer la mente durante un rato.

Acepte el apoyo de los demás

Volver a la rutina es parte del proceso de recuperación. Estos consejos pueden ser útiles:

  • Manténgase en contacto con la familia y los amigos, incluso si le resulta difícil hablar.

  • Explique a la gente de qué manera pueden ayudarle. Puede ser algo tan fácil como llevarle una comida o sacar a pasear a su perro.

  • Mantenga una rutina que lo mantenga conectado con familiares y amigos.

  • Trate de evitar la toma de decisiones muy importantes.

  • Asista a reuniones de un grupo de apoyo de gente que haya sufrido una pérdida semejante.

Cuándo obtener ayuda

El duelo no tiene una duración determinada que se considere “normal”. Pero si siente que no puede seguir adelante, o si han pasado 6 meses o más desde que su ser querido se fue y todavía tiene las señales de duelo que se enumeran a continuación, tal vez deba conseguir ayuda profesional. Buscar ayuda profesional no es un signo de debilidad. Significa que usted se está haciendo cargo de su recuperación. Esté atento a una depresión y llame a su proveedor de atención médica si sucede lo siguiente:

  • No puede trabajar ni cuidar de sus hijos.

  • No puede comer ni dormir normalmente.

  • Se siente desamparado, desesperanzado o que no vale nada.

  • Pierde interés en los pasatiempos, las amistades y las actividades que antes le daban placer.

  • Gana o pierde mucho peso.

  • Siente que el dolor no mejora, o siente cada vez más tristeza.

  • Piensa reiteradamente en el suicidio o en lastimarse. Llame al 911 o a una línea de ayuda para crisis (que puede buscar en línea) si tiene este tipo de pensamientos.

En algún momento esto cambiará y empezará a pensar en el futuro. Y deseará mirar hacia adelante y hacer planes. Para ayudarse a alcanzar este punto, intente hacer cada día una cosa que le ayude a retomar su vida. Siga haciéndolo incluso si al principio le resulta extraño. Su vida nunca podrá volver a ser igual que antes. Pero llegará un día en que se dará cuenta de que ha comenzado a vivir plenamente otra vez.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell