Información de salud


Protección de los pacientes contra las úlceras por presión

Proveedora de atención médica que se coloca guantes quirúrgicos.
Use guantes para ayudar a reducir el riesgo de infección.

Las úlceras por presión son un problema creciente en los centros de atención médica. Como proveedor de atención médica, usted sabe que el tratamiento de las úlceras por presión requiere tiempo y recursos. Eso aumenta la carga de trabajo y los gastos del centro. Sobre todo, las úlceras por presión causan dolor y retardan la recuperación del paciente. Por estos motivos, es muy importante prevenir las úlceras por presión con una atención cuidadosa y acelerar la recuperación con el tratamiento correcto. Tomar las precauciones correspondientes para evitar lesiones por presión implica gastar menos tiempo y recursos que tratarlas una vez que aparecen.

Un problema complejo

Las úlceras por presión son lesiones localizadas, ya sea en la piel o en el tejido subyacente, como consecuencia de una presión constante. Por lo tanto, los pacientes con problemas de inmovilidad tienen un riesgo más alto de desarrollar úlceras por presión. El riesgo también puede aumentar mucho a consecuencia de otros problemas de salud. Sin embargo, incluso en estas condiciones difíciles, las úlceras por presión pueden prevenirse si se toman las medidas adecuadas. Lo más importante que se puede hacer respecto de las úlceras por presión es prevenir. Una vez que se forma una úlcera profunda de este tipo, su cicatrización es muy difícil.

Medidas para la atención

  • Evalúe el riesgo de úlceras por presión de cada paciente cuando ingresa al centro y durante toda su estadía.

  • Documente en detalle sus observaciones.

  • Prevenga las úlceras limitando el tiempo que el paciente permanece en la misma posición.

  • Involucre a los familiares del paciente en la prevención desde el principio.

  • Evalúe las úlceras por presión existentes para determinar en qué etapa se encuentran.

  • Trate las úlceras por presión de manera rápida y adecuada para acelerar su curación.

  • Reduzca el riesgo de infección usando guantes y practicando una técnica correcta de lavado de manos.

Evalúe el riesgo del paciente cuando ingresa en el centro

Debe evaluarse el riesgo inicial de cada paciente al ser admitido al centro. Esto implica realizar una evaluación completa de la piel y obtener información médica sobre el paciente. Los factores de riesgo del paciente de tener úlceras por presión también deben enumerarse en la evaluación. Utilice una herramienta aprobada por su centro para la evaluación de este riesgo, como la escala Braden o la escala Norton. Asegúrese de documentar si su paciente presenta cualquiera de las siguientes características:

  • Inmovilidad o inactividad

  • Peso insuficiente o excesivo

  • Malnutrición o deshidratación

  • Incontinencia

  • Enfermedad sistémica, como diabetes o anemia

  • Está recuperándose de una cirugía

  • Está siendo medicado con esteroides o sedantes

  • Tiene un edema

  • Tiene trastornos sensoriales o un nivel de conciencia alterado

Evalúe y documente el progreso del paciente

Una evaluación completa y la documentación adecuada de dicha evaluación son esenciales para vigilar el progreso del paciente. Ambas deben realizarse durante cada turno. La evaluación y la documentación también muestran que usted y el resto del personal en su centro están tomando las medidas adecuadas para prevenir, manejar y tratar las úlceras por presión.

  • Evalúe cuidadosamente: Debe evaluar de forma adecuada a cada paciente para estadificar sus úlceras por presión. Preste atención especial al examinar a pacientes con tono de piel oscura para detectar úlceras por presión. Los cambios de color de la piel pueden ser más difíciles de detectar en estos casos. Tenga bien claro qué partes del cuerpo son particularmente propensas a desarrollar úlceras por presión, como los talones y encima de las nalgas. Además, sepa cómo disminuir la presión y las fuerzas de fricción en estas zonas.

  • Documente de forma detallada. Una vez que haya evaluado al paciente y estadificado la úlcera, documente lo que ha observado. Hágalo de manera completa y descriptiva. De esta manera, dará un informe claro del estado de la herida y de su progreso. Documente lo siguiente:

    • El nivel de dolor del paciente según la escala de dolor utilizada en su centro.

    • La longitud, anchura y profundidad de la úlcera por presión.

    • El tipo de tejido presente en la herida, por ejemplo si hay escara o granulación.

    • La presencia de cualquier tipo de exudado y sus características, por ejemplo si se trata de líquido serosanguíneo. Anote también la cantidad, color, consistencia y olor del exudado.

    • Presencia de túnel subcutáneo o tracto sinusal. Busque también la presencia de socavamiento. Resulta muy útil colocar un dedo enguantado en la herida y sondear. De ese modo, puede evaluar la profundidad de la herida y descubrir túneles que no se habían detectado antes con un examen superficial simple. Es posible que llegue a sentir el hueso en la base de la herida. Esto representa un alto riesgo de osteomielitis, una infección del hueso subyacente. 

    • El estado de la piel circundante. Anote cualquier señal de infección, como enrojecimiento o calor en la piel, o lesiones por presión, esparadrapo u otras causas.

Advertencia: Nunca rebaje la estadificación de una úlcera por presión que está cicatrizando. Por ejemplo, no reclasifique una úlcera en estado 4 que está cicatrizando como úlcera en estado 3. Siga documentando las características de la úlcera con respecto a su estadificación inicial. 

Recursos profesionales

Existen diversos recursos profesionales para ayudar a cuidar a los pacientes y prepararlos para recibir el alta. Es posible incluso que su centro tenga un equipo de atención cutánea que monitoriza el estado de la piel de los pacientes. No dude en aprovechar todos los recursos disponibles para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión. Siga el protocolo de su centro para remitir a los pacientes a otros especialistas. Algunos de estos especialistas incluyen los siguientes:

  • Terapeuta ocupacional o fisioterapeuta

  • Dietista

  • Enfermero especializado en el cuidado de heridas

  • Médico o cirujano

  • Especialista en enfermedades infecciosas

  • Educador en diabetes

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell