Información de salud


Obstrucción del intestino grueso

Contorno de una figura humana que muestra el tubo digestivo, donde se destacan el esófago, el intestino delgado, el intestino grueso y el recto. Se observa en detalle la obstrucción en el interior del intestino grueso.

Una obstrucción del intestino grueso es el bloqueo total o parcial del intestino grueso (llamado también colon). En consecuencia, las heces no pueden moverse adecuadamente por el intestino para salir del cuerpo. Se requiere tratamiento de inmediato para eliminar el bloqueo. El tratamiento puede aliviar síntomas dolorosos y también prevenir complicaciones serias como la muerte de tejido o la ruptura del intestino grueso. Sin tratamiento, una obstrucción del intestino grueso puede ser mortal.

Causas de la obstrucción del intestino grueso

Las causas de la obstrucción del intestino grueso pueden ser las siguientes:

  • bulto o tumor que bloquea el intestino, como un cáncer;

  • torsión del intestino (vólvulo);

  • estrechamiento (estenosis) del intestino causado por tejido cicatricial a consecuencia de trastornos como la diverticulitis y la enfermedad de Crohn;

  • deslizamiento de una porción del intestino dentro de otra porción (intususcepción);

  • masa de heces endurecidas (heces impactadas).

Síntomas de la obstrucción del intestino grueso

Los siguientes son algunos de los síntomas frecuentes:

  • cólicos y dolor en el abdomen;

  • hinchazón en el estómago;

  • incapacidad de pasar gases;

  • incapacidad de defecar (estreñimiento);

  • vómitos.

En ocasiones, los síntomas se manifiestan al cabo de semanas o meses. Pueden incluir lo siguiente:

  • cambios en los hábitos intestinales;

  • pérdida de peso no planificada.

Diagnóstico de la obstrucción del intestino grueso

Su proveedor de atención médica le hará preguntas sobre sus síntomas y su historia clínica. También le harán un examen médico y pruebas para confirmar el problema. Pueden incluir lo siguiente:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes.  Estas pruebas proporcionan imágenes del intestino grueso. Las más comunes son las radiografías y la tomografía computarizada (TC).

  • Análisis de sangre. Se realizan para determinar si hay infección u otros problemas, como pérdida de líquido (deshidratación).

  • Enema de aire o enema opaco. Se lleva a cabo una de estas dos pruebas para tomar imágenes del interior del intestino grueso. Se introduce un tubo delgado en el recto, a través del ano. A continuación, se introduce aire o líquido de contraste a través del tubo para que el intestino se visualice claramente en las radiografías.

  • Colonoscopia. Esta prueba se realiza para observar el interior del intestino grueso con un colonoscopio, es decir, un tubo delgado y flexible con una cámara diminuta en su extremo. El endoscopio se introduce hasta el recto, a través del ano. Esto permite al proveedor determinar si hay problemas y tomar muestras de tejido (biopsias), de ser necesario. Puede que se utilice un tubo más corto llamado sigmoidoscopio flexible o proctoscopio para ver solo el colon sigmoide o el recto.   

Tratamiento de la obstrucción del intestino grueso

El tratamiento se lleva a cabo en un hospital. Parte del tratamiento puede consistir en lo siguiente:

  • No se da comida ni bebida por la boca. Esto permite que el intestino repose.

  • Le colocarán una sonda intravenosa (i. v.) en una vena del brazo o de la mano. Esta sonda permite administrarle alimento y líquidos, así como también medicamentos. Estos últimos pueden ser necesarios para aliviar el dolor y otros síntomas, o bien para tratar o prevenir infecciones.

  • Se introduce un tubo blando, delgado y flexible, llamado sonda nasogástrica, hasta el estómago, a través de la nariz. Este tubo se usa para eliminar el exceso de gas y líquido del estómago y del intestino. También es posible que le hagan un enema de aire u opaco para eliminar el gas o ayudar a limpiar el bloqueo.

  • En algunos casos de obstrucción del intestino grueso, se llevan a cabo procedimientos con un colonoscopio como parte del tratamiento. Por ejemplo, el colonoscopio puede usarse para “enderezar” una parte del colon que está retorcida y causa el bloqueo. O bien podrían introducir instrumentos a través del colonoscopio para ensanchar las zonas estrechadas del colon o para colocar un stent en el colon. Un stent es un dispositivo expandible en forma de tubo. Colocarlo en el colon puede ayudar a disminuir la obstrucción.

  • En ocasiones, para tratar la obstrucción del intestino grueso, se hace una operación quirúrgica para eliminar el bloqueo. Si una porción del intestino ha muerto por la falta de aporte sanguíneo, esta porción también debe extirparse. A continuación, se reconectan los extremos de los segmentos sanos del intestino. Si se extirpa una porción larga de intestino, es posible que sea necesario hacer una pequeña abertura (estoma) en el abdomen para permitir que las heces puedan salir del cuerpo. El estoma puede ser temporal o permanente. También pueden hacerse otras reparaciones, según cuál sea la causa del bloqueo.

  • Una vez concluido el procedimiento, permanecerá en observación en el hospital hasta que los síntomas mejoren. Su proveedor le avisará cuándo puede regresar a casa. Si se creó un estoma durante la cirugía, le enseñarán cómo cuidarlo adecuadamente antes de salir del hospital.

Problemas de largo plazo 

Después del tratamiento, muchas personas se recuperan sin efectos duraderos. Si se ha eliminado una parte larga del intestino, hay un riesgo mayor de problemas digestivos de por vida, como evacuaciones irregulares. Si tiene cáncer u otras afecciones permanentes, deberá seguir viendo a su proveedor para recibir tratamiento. Averigüe con su proveedor cuáles son las mejores maneras de controlar su afección y proteger su salud.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de inmediato si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • fiebre de 100.4 °F (38.0 °C) o más, o según las indicaciones;

  • escalofríos;

  • hinchazón o cólicos abdominales que no desaparecen;

  • incapacidad de defecar o expulsar gases;

  • náuseas y vómitos;

  • dolor de estómago en aumento;

  • sangrado rectal o heces muy oscuras, como alquitranadas. 

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell