Información de salud


Cuándo es necesario realizarle una punción lumbar a su hijo

La punción lumbar es una prueba que permite evaluar la salud del líquido cefalorraquídeo (LCR). Este líquido rodea el cerebro y la médula espinal. Durante la prueba se extrae una pequeña muestra de LCR del canal medular. Luego, esta muestra se analiza en un laboratorio. Esta prueba es segura y no daña la médula espinal ni los nervios. En unas pocas horas, el cuerpo de su hijo producirá una nueva cantidad de líquido para reponer la que le han extraído. Generalmente esta prueba toma entre 10 y 15 minutos desde el comienzo hasta el final. 

Side view of cross section of lower spine showing spinal cord in vertebrae. Nerves come off end of spinal cord and continue down back inside spine. Needle goes through skin and into space between nerves.
During a spinal tap, a sample of cerebrosprinal fluid (CSF) is removed near the base of the spine. The spinal cord is not touched.
Algunos resultados estarán listos en unas horas. Otros, tomarán algunos días. Este procedimiento suele hacerse para ver si hay infecciones. Sin embargo, también hay otros motivos por los que se realiza una punción lumbar. Se realiza para evaluar un sangrado en el cerebro. También se usa para ver si hay otras células que puedan indicar la presencia de una enfermedad en el sistema nervioso central. Podría tratarse de un tumor. O, en casos poco frecuentes, podría indicar esclerosis múltiple o síndrome de Guillain-Barré. La punción lumbar también puede realizarse para administrar medicamentos, como los utilizados en la quimioterapia, directamente en el cerebro y la médula espinal.  

Antes de la prueba

Prepare a su hijo para la prueba siguiendo todas las instrucciones del proveedor de atención médica del niño:

  • Su hijo tendrá que permanecer acostado e inmóvil durante la prueba. En caso de que se considere que esto podría resultarle difícil al niño, podrían administrarle un medicamento (sedante) de antemano. Esto ayudará a que el niño se mantenga relajado durante la prueba. Como alternativa pueden administrarle anestesia. Se trata de un medicamento que hace dormir a su hijo y le impide sentir dolor o molestias durante la prueba. Los bebés deben ser sostenidos en la posición correcta por el personal durante la prueba.

  • Si van a administrarle anestesia a su hijo durante la prueba, le darán instrucciones específicas sobre comidas, bebidas y medicamentos para preparar al niño. Por ejemplo, podrían decirle que el niño no puede comer ni beber nada por un número determinado de horas antes de la prueba.

Informe al proveedor de atención médica

Para garantizar la seguridad de su hijo y obtener los mejores resultados, infórmele al proveedor de atención médica si su hijo:

  • Toma algún medicamento, ya sea recetado o de venta libre. Esto incluye cualquier medicamento que haga que su hijo tenga más probabilidades de sangrar, como la aspirina o el ibuprofeno. 

  • Tiene alergia a algún medicamento o al yodo.

  • Tiene algún problema de salud, específicamente, afecciones que puedan aumentar el riesgo de sangrado o una mayor presión intracraneal. 

Durante la prueba

La punción lumbar la realiza un proveedor de atención médica capacitado. Antes, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo si usted puede quedarse acompañando al niño en la habitación del hospital. Para sentirse más tranquilo, el niño puede traer su juguete preferido, por ejemplo, un animal de peluche.

  • Su hijo se pondrá una bata de hospital y se acostará en una cama hospitalaria.

  • Si es necesario, le administrarán anestesia a su hijo. Un enfermero especialmente capacitado (anestesista) o un proveedor de atención médica especializado (anestesiólogo) se encargará de este proceso. Se usarán equipos especiales para controlar la respiración, la frecuencia cardíaca y la presión arterial de su hijo.

  • Si va a estar despierto durante la prueba, le pedirán al niño que se acueste en posición fetal formando un ovillo, y que permanezca inmóvil.

  • Le limpiarán la parte baja de la espalda a su hijo, para esterilizar esa zona de la piel.  

  • Le dormirán la zona con un medicamento.

  • A continuación le insertarán una aguja hueca por la espalda, dentro del pequeño espacio que contiene el líquido en el canal medular. A veces la aguja se inserta más de una vez a fin de encontrar el mejor lugar para sacar el líquido. Una vez que la aguja esté en su posición, se toma lentamente la muestra de líquido. Tal vez se mida también la presión de este.

  • Una vez que se termine de tomar la muestra de líquido, se extrae la aguja. Luego se limpia la zona y se cubre con un apósito.

Después de la prueba

  • Podrían pedirle a su hijo que permanezca acostado o que descanse por varias horas después de la prueba. Asegúrese de seguir las instrucciones sobre la limitación de actividades que le dé el proveedor de atención médica de su hijo.

  • Es normal que el niño sienta dolor en la parte baja de la espalda. Quizás le recomienden un analgésico, como el paracetamol, para aliviar cualquier molestia.

  • Programe una visita de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo para hablar sobre los resultados de la prueba.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica si su hijo tiene cualquiera de estos síntomas: 

  • Fiebre (consulte el apartado sobre la fiebre y los niños, a continuación):

  • Una convulsión causada por la fiebre

  • El bebé está molesto o llora y usted no puede calmarlo

  • Dolor de cabeza intenso o que dura más de dos días

  • Dolores musculares o dolor en la parte baja de la espalda que es intenso o que dura más de dos días

  • Cosquilleo o debilidad en las piernas

  • Todo cambio en su comportamiento o nivel de actividad

  • Su hijo está confundido o resulta difícil despertarlo 

  • Sangrado persistente o supuración de líquido transparente del lugar donde se insertó la aguja

  • Su hijo comienza a verse más enfermo, o empeora  

 

La fiebre y los niños

Use siempre un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. Nunca use un termómetro de mercurio. En el caso de bebés y niños pequeños, asegúrese de usar correctamente el termómetro rectal. Un termómetro rectal podría perforar accidentalmente el recto. También puede transmitir bacterias de las heces. Siga siempre las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo midiendo la temperatura rectal, use otro método. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué método usó para tomar la temperatura del niño.

La siguiente es una guía relacionada con la fiebre. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los seis meses de edad. No le tome la temperatura bucal a su hijo hasta que tenga al menos cuatro años de edad.

Bebé menor de tres meses:

  • Consulte al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • Temperatura rectal o en la frente de 100,4 °F (38 °C) o superior, o como le haya indicado el proveedor de atención médica.

  • Temperatura en la axila de 99 °F (37,2 °C) o superior, o como le haya indicado el proveedor de atención médica.

Niño de 3 a 36 meses:

  • Temperatura rectal, en la frente o en el oído de 102 °F (38,9 °C) o superior, o como le haya indicado el proveedor de atención médica.

  • Temperatura en la axila de 101 °F (38,3 °C) o superior, o como le haya indicado el proveedor de atención médica.

Niño de cualquier edad:

  • Picos de fiebre repetidos de 104 °F (40 °C) o superior, o como le haya indicado el proveedor de atención médica.

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años de edad. O fiebre persistente durante 3 días en un niño mayor de 2 años de edad. 

 

Cómo ayudar a su hijo a prepararse

Muchos hospitales cuentan con personas capacitadas especialmente para ayudar a los niños a hacer frente a sus procedimientos médicos o a su experiencia en el hospital. A menudo, estas personas se denominan especialistas en la vida infantil. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo para averiguar si hay programas disponibles sobre la vida infantil u otros servicios similares para el niño. También hay medidas que usted puede tomar para ayudar al niño a prepararse para el procedimiento. La mejor manera de proceder dependerá de las necesidades del niño. Comience poniendo en práctica los siguientes consejos:

  • Use palabras breves y sencillas para describirle la prueba a su hijo. Explíquele por qué se la van a hacer. Los niños muy pequeños tienden a prestar atención durante muy poco tiempo. Explique en qué consiste la prueba poco tiempo antes de realizar el procedimiento. A los niños mayores se les puede dar más tiempo para entender la prueba de antemano.

  • Dígale a su hijo lo que puede ocurrir en el hospital durante la prueba. Por ejemplo, puede mencionarle quién le hará la prueba y describirle la habitación del hospital.

  • Asegúrese de que el niño comprenda las partes de su cuerpo que le examinarán en la prueba.

  • Describa lo mejor que pueda lo que el niño sentirá durante la prueba. Por ejemplo, si va a estar despierto durante la prueba, su hijo podría sentir un dolor leve o presión cuando le insertan la aguja. Asegúrele a su hijo que ese dolor leve no va a durar mucho tiempo.

  • Deje que su hijo le haga preguntas y contéstele con sinceridad. Es posible que el niño se ponga nervioso o tenga miedo. Quizás incluso llore. Reconforte a su hijo diciéndole que usted va a estar cerca durante la prueba.

  • Si es apropiado, recurra a los juegos cuando le hable sobre la prueba a su hijo. En el caso de niños pequeños, trate de ilustrar la situación con juegos de personajes, por ejemplo, usando el juguete u objeto preferido del niño. Si su hijo es un poco mayor, quizás le resulte útil leer libros o mostrarle ilustraciones sobre lo que va a suceder durante la prueba.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell